Las fuentes perdidas

Las fuentes perdidas
En todas las épocas, tiempos y lugares, han existido siempre los Misterios Furtivos. Son las historias que susurran en voz baja los que viven en la otra cara de la realidad. Y una de esas leyendas eclipsa a todas: las fuentes perdidas, el misterio por el que muchos han dado sus vidas; una fuente por cada deseo, una fuente por cada anhelo que apenas imaginado toma forma, ya sea atroz o maravilloso.

Delano Gris, aventurero a sueldo y conocido bribón, se ve envuelto en una expedición que va tras ellas. Acompañado por un insólito grupo de personajes, atormentados todos ellos por sus propios deseos, temores y secretos, se abrirá camino por las entrañas del mundo oculto. Lo que Delano no imagina es que ese viaje delirante le llevará de regreso a lo más sombrío de su pasado, a la pesadilla que gobierna su vida y marca su destino.

El indudable protagonista de la misma es Délano Gris (en la novela sin tilde), un mercenario pasado de rosca, con un pasado turbulento. Es un antihéroe clásico, un perdedor vapuleado por la vida con tendencia a meterse en aventuras insólitas de las que en rara ocasión sale bien parado. Arrastra varios secretos con él, el más llamativo es un periodo olvidado de su vida en el que estuvo prisionero en Cícero, la ciudad maldita, la ciudad de los monstruos y asesinos. Suele tener pesadillas relacionadas con su estancia allí, pesadillas que siempre olvida al despertar.

Las fuentes perdidas es una novela de viaje, una “road movie” por un escenario tenebroso y lúgubre. El grupo de personajes que forma la expedición en busca de las fuentes perdidas parece salido de una partida de rol desquiciada. Era consciente de ello mientras lo escribía, por supuesto, y remarqué todavía más ese hecho al incluir en el grupo a Chalotte Blue, el genio probabilístico, una criatura con la capacidad de analizar las posibilidades de llevar a buen fin cualquier situación y asignarle un porcentaje de éxito a la misma, un guiño evidente a la metodología de muchos juegos de rol.

Existe una versión primitiva, una novela corta que escribí casi al mismo tiempo que Lilith, el juicio de la Gorgona y La Sonrisa de Salgari, allá, si no recuerdo mal, por 1998; de hecho, esa primera versión fue el esqueleto, el armazón, sobre el que luego escribí la novela larga; me sirvió de esquema al detalle de la obra, lo que me facilitó mucho la escritura. Aun así tardé unos dos años en acabarla.

Las fuentes perdidas, Lilith, La casa de la Colina Negra y La canción secreta del mundo son, hasta el día de hoy, los pilares fundamentales del universo “Entre Líneas”, el escenario donde se desarrollan varias de mis historias y que acogerá, espero, muchas de mis obras futuras. Mi intención es que todas las historias englobadas en este universo común sean, de entrada, independientes. Todas tendrán coherencia en sí mismas, un principio y un final claro (excepto La casa de la Colina Negra, de la que ya habrá tiempo de hablar en una próxima entrega de esta retrospectiva). Hay muchos ejemplos de este tipo de universos contenedores, los que más rápido me vienen a la cabeza son el fastuoso Mundodisco del gran Terry Pratchett y el universo de la Cultura de Iain M. Banks.

La ambientación de estas obras bebe de la tradicional “historia secreta del mundo”, relatos en los que nuestra realidad cotidiana convive con un mundo oculto, ajeno a la mayoría y conocido solo por unos pocos. Es un mundo repleto de ciudades y casas encantadas, de artes y ciencias secretas, de monstruos inimaginables y criaturas portentosas. En este escenario todo tiene cabida, es el terreno propicio para historias híbridas, donde mezclo la ciencia ficción, la fantasía y el terror (sobre todo estos dos últimos).

CURIOSIDADES DE LA NOVELA

Existe traducción al turco, lamentablemente inédita. La editorial que había contratado la obra cerró antes de publicarla, cuando la traducción ya estaba terminada. El título de la misma era “Kayip pinarlar”. ¿Algún editor turco en la sala?

En su momento anuncié que la siguiente aventura de Délano llevaría por título: Las sombras rotas. Ese libro es un proyecto que sigue en el cajón. Los tiempos cambian y las historias cambian con ellos. Lo que sí puedo asegurar es que Las fuentes perdidas no será la última aventura de Délano que podréis leer.

Délano Gris hace un cameo en Lilith, el juicio de la Górgona y La Sonrisa de Salgari.

Alexandre, el lector que acompaña a la expedición, es el protagonista del relato Entre líneas, uno de mis cuentos más conocidos, al menos es el más traducido.

¿QUÉ DICEN DE ELLA?

http://www.lecturalia.com/blog/2009/08/31/las-fuentes-perdidas-de-jose-antonio-cotrina/
http://www.bibliopolis.org/resenas/rese0315.htm
http://rescepto.wordpress.com/2010/06/09/las-fuentes-perdidas/
http://www.cyberdark.net/portada.php?edi=6&cod=287
http://www.ciencia-ficcion.com/opinion/op00702.htm
http://cuadernodeireth.blogspot.com.es/2012/12/las-fuentes-perdidas-de-jose-antonio.html
http://elcharcosinfondo.blogspot.com.es/2011/10/resena-de-las-fuentes-perdidas.html
http://www.comentariosdelibros.com/comentario-las-fuentes-perdidas-389idl389idc.htm
http://curiosoleer.blogspot.com.es/2012/04/las-fuentes-perdidas-jose-antonio.html
http://nacho.cyberdark.net/Contenido/Narrativa/ResegnasFantasia/ResegnaLasfuentesperdidas.htm

UN FRAGMENTO

Délano sabía que debía avanzar siempre en línea recta, pero los pasillos eran engañosos y las encrucijadas continuas. Era fácil perderse en aquel laberinto si no se procedía con precaución, aun sabiendo que, por una vez, el camino más corto era el recto. Las corrientes de aire se multiplicaron, acariciándole juguetonas, incitándole a desviarse de su camino, pero Délano conocía esas corrientes y sabía que debía burlarlas si no quería perderse en la intrincada maraña de pasadizos y grutas que guardaba al oráculo y al Omphalos, la piedra robada al centro de la tierra.

Caminó durante lo que le parecieron horas por aquel sinfín de galerías. Caminaba despacio, atento al menor movimiento o sonido.

Una fría presencia en una zona en sombras le hizo detenerse. Una respiración lenta saltó a su encuentro,

—Que Gaia te proteja, hombre. ¿Buscas consejo?

Délano desenfundó su pistola, sin apartar la vista de los ojos plateados que brillaban en la oscuridad, a menos de medio metro del suelo. Eran ojos de mujer. Hermosos, pero fríos y tristes, como si no hubiera nada ni nadie que se atreviera a mirar a través de ellos.

—¿Pitia? —preguntó, dubitativo.

—No. —La voz era aun más triste y fría que la mirada—. No soy la sacerdotisa que buscas, pero puedo rendir el futuro a tus pies si me guardas pleitesía. ¿Para qué quieres conocer tu destino si yo puedo doblegarlo para ti?

—¿Quién eres? —preguntó él.

—Mi nombre verdadero no importa y si importara sería un secreto. —Un fulgor de rubí pasó de izquierda a derecha en la mirada de plata. Las corrientes de aire en torno a Délano se multiplicaron—. Me conocen como Délano y me apellidan por el color de mi pelo que es el color de los campos calcinados y las esperanzas vanas. ¿Y tú? ¿Quién eres tú?
Délano Gris calló y observó la silueta oculta en las tinieblas. No supo distinguir su forma. Sólo aquellos ojos brillando en la oscuridad. Su suave respiración, débil como un aleteo, no creaba el menor eco en el tortuoso pasillo. Si Délano quería llegar hasta la pitia debía pasar junto a eso que decía ser él.

—¿Por qué te has quedado mudo, hombrecillo? ¿Por qué no respondes?
Délano se pegó a la pared opuesta y, apuntando entre los dos ojos de plata, avanzó muy despacio. Las vetas de metal le arañaban la espalda, la humedad de la piedra empapaba aún más su ropa. De muy atrás llegó un lastimero aullido. Délano dio un respingo.

—¿Me temes? —quiso saber aquello—. ¿Qué clase de hombre eres tú que teme a una sombra? ¿Qué clase de hombre eres tú que teme…
La mirada plateada se alzó en la oscuridad. La respiración suave que apenas era un aleteo se convirtió en un aleteó que apenas era un suspiro. Los ojos plateados se transformaron en dos brillantes alas.

—… a una mariposa.

Délano se quedó inmóvil viendo revolotear a la mariposa de plata: un centelleo que zigzagueaba en la penumbra. Enfundó su pistola y se quedó mirando el pasadizo por donde había desaparecido la mariposa, con el corazón acelerado en el pecho.

¿DÓNDE PUEDO ADQUIRIRLA?

La novela está descatalogada y por el momento no hay planes de nueva edición.

One comment on “Las fuentes perdidas

  1. Marvis Morales

    Hola José te cuento que llegué a este libro por un blog y me encantó, hasta el momento leo mucha fantasía que ha sido escrito originalmente en otros idiomas y luego traducidas al español, y nunca me imagine encontrar tal calidad escrita en mi propio idioma (soy de Colombia por cierto).
    Estoy actualmente terminando la canción secreta del mundo y fascinado con este universo Entre Líneas, por otro lado, vi en mi librería que tienen la Cosecha de Samhein en formato físico y lo compraré a final de este mes.
    Muchos éxitos en tu carrera y espero seguir disfrutando del resto de tus obras.
    Un abrazo desde este lado del mundo.

Deja un comentario