Más reediciones

Seguimos de rescate y puesta al día de material antiguo. Tras la salida de Las fuentes perdidas  le llega el turno a dos obras más. La primera es Mala racha y con ella me convierto en un miembro más de la tribu Apache, una editorial que aunque lleva relativamente poco tiempo en el mercado se está haciendo notar muy mucho. ¡Echadle un vistazo a su catálogo!

La humanidad ha cambiado.
Los seres humanos son compilados nada más nacer. Sus cerebros se vierten en discos de identidad que luego se introducen en cuerpos diseñados por empresas de arquitectura genética. Estos cuerpos son desechables, intercambiables y están sujetos al capricho de la moda, son un producto de consumo más.
En Ío, Dorada James encuentra algo imposible: un disco de identidad que ha sobrevivido intacto entre la lava y las constantes erupciones volcánicas. Y todavía más sorprendente es el hecho de que la persona compilada en ese disco todavía sigue con vida.

La segunda reedición es La niña muerta, el relato con que gané el Domingo Santos en el año 2003 y que se llevó el Ignotus a mejor relato publicado el año siguiente. Es uno de mis cuentos favoritos, un homenaje a los cuentos orales, a las viejas historias de “Érase una vez” que me contaba mi abuela hace ya tanto tiempo. Está inspirado en el cementerio de Santa Isabel, uno de los lugares más melancólicos y hermosos de Vitoria. Podéis encontrar esta nueva edición del cuento en el numero 8 de la revista digital SuperSonic, a la venta en Lektu. SuperSonic se ha convertido en poco tiempo en uno de los emblemas de la literatura fantástica. Y es un placer ver en ella un relato al que le tengo tanto cariño. Aquí tenéis la portada que, como el contenido, es fabulosa.

spacer

Deja un comentario